Analizamos algunas de las compañías que más han subido


“Nuestra web subsiste gracias a la publicidad, no la bloquees y nos estarás ayudando además en nuestro espíritu solidario para apadrinar niños/as”.

La bolsa vive una gran recuperación tras el desplome de final de año, impulsada por valores que se ha disparado. Analizamos algunas de las compañías que más han subido. El comienzo del nuevo año ha llegado cargado de rentabilidad para las bolsas justo cuando menos se esperaba. Tras un final de 2018 nefasto, con los índices cayendo a plomo por el miedo a un enfriamiento económico, el rebote ha venido para calmar los nervios de los inversores y tentarles con un regreso al parqué.

Especialmente, al ver unas revalorizaciones que superan el 20 por ciento en el caso de Ence, el valor más alcista del 2019. Pero, antes de lanzarse a comprar acciones de estos campeones del rebote, conviene estudiar los motivos de la subida y analizar si les queda potencial tras la recuperación que han vivido desde el 27 de diciembre, día en que el Ibex tocó mínimos desde 2016.

Ence: El fabricante de pasta de papel recibió un fuerte castigo en 2018 por su carácter cíclico (una recesión afectaría supuestamente al comercio electrónico y, por tanto, a la producción de cajas de cartón). Al reducirse el miedo al enfriamiento macroeconómico, el valor ha recuperado posiciones y lidera las subidas del parqué. Sin embargo, no hay consenso entre los analistas sobre si es una buena apuesta bursátil. Para Méndez, Ence lo seguirá haciendo bien en bolsa porque se han ido moderando los temores a la caída de los precios de la competencia china y porque sus resultados rozan cifras récord. Iglesias también es optimista: «Tiene mucho potencial. Aunque la celulosa está muy ligada al ciclo, Ence está diversificando con el negocio de biomasa para no estar supeditado únicamente a este producto». Sin embargo, pese a reconocer estos factores positivos, Antonio Aspas, socio de Buy & Hold, cree que Ence «ya está en precio», por lo que no tiene «demasiado potencial a medio plazo». Lo mismo opina Jesús de Blas, de Bankoa Crédit Agricole: «Ahora mismo, no entraríamos porque ha vivido una subida muy vertical. Hay que esperar a ver si corrige y, si no, pues a otra cosa».

CIE Automotive: El fabricante de componentes de automoción español fue golpeado en 2018 por el miedo al conflicto comercial y al cambio de paradigma con la tendencia creciente hacia los coches eléctricos. Sin embargo, genera consenso entre los expertos: es una buena apuesta. «El historial de resultados es espectacular, ha cumplido todos los planes estratégicos con creces y cotiza a múltiplos que, a medio plazo, nos la hacen muy atractiva», explica Aspas. «El máximo lo alcanzó en niveles de 32 euros y lo podríamos volver a ver en máximos si se arregla la guerra comercial y todo el tema del sector autos», lanza Iglesias. Sin embargo, De Blas también preferiría esperar a que corrija algo para entrar: «Ha subido mucho este mes pero, si ajusta algo de esta subida, es una de las compañías a tener en cuenta».

Mediaset: La dueña de Telecinco fue uno de los valores que más ventas protagonizó en 2018 ante las dudas que genera el negocio publicitario en la televisión tradicional, debido al auge de las plataformas de streaming como Netflix. Este año, sube con fuerza después de que la compañía anunciara un plan de recompra de acciones de hasta el 9,9 por ciento de su capital social y ante los rumores de OPA por parte de la matriz italiana. Sin embargo, no termina de convencer a los analistas. «Estaría fuera del valor sin ninguna duda. Aunque está barata a primera vista, los crecimientos de publicidad en televisión están siendo negativos incluso con la economía creciendo, cosa que no había pasado históricamente. La gente joven ya no ve la tele», asevera Aspas. Si bien, algún analista como Méndez cree que la apuesta de Telecinco por los ‘realities’ la hace resiliente frente al empuje de las plataformas de series, por ser un tipo de contenido que no se consume en este tipo de canales online.

BBVA y Santander: los bancos sufrieron el ejercicio pasado debido a los temores a una ralentización y al complicado escenario en el que se mueve el negocio bancario, con los tipos de interés en mínimos. Sin embargo, la mayoría de analistas cree que el castigo ha sido excesivo y la banca es interesante a estos precios. «Estaríamos en bancos en general, a pesar de la recuperación de los precios. Es cierto que las subidas de tipos se alejan en el tiempo y no sabemos si llegarán pero siguen demostrando que son capaces de generar beneficios en un entorno muy complicado», opina De Blas. Iglesias opina igual: «El sectorial bancario se ha ido a niveles de la quiebra de Lehman Brothers, prácticamente. Sin embargo, los bancos no están como entonces desde el punto de vista de balance. Tienen menos mora, han sacado el tema promotor de balance y gozan de ratios de capital mucho mejores». Por su parte, desde el departamento de Análisis de Bankinter ofrecen alguna pincelada más sobre las entidades financieras: «En BBVA, la estabilización de Turquía (divisa, tipos de interés y situación geopolítica), así como de México, y un castigo excesivo en 2018 sientan las bases para la recuperación de la cotización. Asimismo, Santander cotiza con múltiplos de valoración atractivos, tiene un balance bien diversificado (emergentes versus desarrollados) y se beneficia de la recuperación esperada para Brasil».

Indra: la compañía tecnológica española, sumida en un proceso de reestructuración, no genera demasiado entusiasmo entre los analistas, salvo alguna excepción como la de Iglesias: «La acción ha recogido la caída de los beneficios por los gastos de reestructuración. Eso ya está recogido en la acción. Con lo cual, tiene un fuerte potencial», dice este experto.

Meliá: La cadena hotelera cedió un 28 por ciento en 2018 por el miedo a que el sector turístico se vea impactado por una ralentización del ciclo y la competencia de destinos más baratos como Túnez o Egipto. Sin embargo, a los expertos les gusta su ritmo de nuevas aperturas de establecimientos hoteleros y la mejora de los márgenes. «Mantenemos una recomendación de comprar y pensamos que el valor cuenta con suficiente atractivo, a pesar de que el sector en el que se ubica está mostrando síntomas de agotamiento. Pensamos que Meliá es una oportunidad a medio plazo» dicen también desde Bankinter.

Arcelor: Las acereras se han visto muy perjudicadas por diferentes factores en 2018. Principalmente, por la competencia china, por la guerra comercial y, cómo no, por su carácter cíclico. En ese sentido, los analistas apuntan a que podrían seguir subiendo con fuerza si hay avances en las negociaciones entre Estados Unidos y China o si la evolución económica es más benigna de lo que se anticipaba a finales de año. Sin embargo, De Blas avisa: «Es un negocio que gira en torno a los precios. No hay ningún valor añadido y tienes la competencia de China como la espada de Damocles. En ese sentido, es un negocio que sale muy bien si lo compras en la parte baja del ciclo y lo vendes en la alta. Pero no es un valor para tener a largo plazo».

ACS: La constructora gusta a los analistas después de haber diversificado su negocio con la compra de Abertis y, de hecho, es uno de los pocos ‘campeones del rebote’ que no tuvo un mal comportamiento en 2018. Sin embargo, los niveles actuales de precios desaniman a algunos inversores: «Está haciéndolo muy bien pero los 37 euros nos empiezan a pesar mucho», dice De Blas. «Con la compra de Abertis, deja de ser tan cíclica. Ha sido muy buena compra y nos parece una compañía muy interesante. Pero, por valoración, no estamos», coincide Aspas.

Ferrovial: esta compañía suele abonar las ventas cuando el Brexit está en el centro de las preocupaciones. «Ahora mismo, estaríamos fuera debido a la subida que ha tenido y a que el Brexit sigue estando ahí encima y es un valor que se asocia mucho con el riesgo británico», argumenta De Blas. Sin embargo, en el inicio del año se ha beneficiado del convencimiento del mercado de que no habrá un Brexit caótico (sin acuerdo) y de haber puesto a la venta su división de servicios, «un área que tradicionalmente ha perdido dinero», según relata Aspas. «La menor probabilidad de un Brexit duro ha fortalecido a la libra favoreciendo las operaciones de Ferrovial en Reino Unido. Además, las últimas cifras de tráfico, tarifas y márgenes en Canadá (con la autopista ETR407) y Estados Unidos habían sido muy positivas», relatan desde el departamento de Análisis de Bankinter. Por eso, aunque Buy & Hold actualmente no está en la constructora, se plantearía entrar, «incluso pese al Brexit», si terminase de cerrar su área de servicios, cuenta Aspas…

Maria Gómez Silva

Leer más: ¿Pescamos entre los valores campeones del rebote?

AITA

Actualmente Ceo. de noticiasdeaita.com .es En bolsa desde el año 2.000 colaborador y administrador en el foro del mundobursátil.com durante más de cinco años.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar