Abengoa porqué no caerá hasta la milésima en su cotización

Abengoa NO caerá hasta la milésima en su cotización… Les dejo este artículo donde explica muy bien cuál es la situación de Abengoa porqué no caerá hasta la milésima en su cotización. En parte ya se lo expliqué en este artículo Con solo 20 millones de euros se puede controlar Abengoa

Hoy podemos leer en El Economista: Abengoa financia su planta en Marruecos por 309 millones de euros, ha cerrado la financiación de uno de sus mayores proyectos en el mundo, la planta de desalación en la región de Agadir, en Marruecos. El grupo de ingeniería español inició hace unas semanas las obras de construcción de este proyecto, cuyo valor alcanza los 309 millones de euros, según explican fuentes del mercado. Con ello, la compañía que preside Gonzalo Urquijo sigue avanzando en la normalización de su actividad. En esta tarea se enmarca el acuerdo para reestructurar el grueso de su deuda, que deberá hacerse efectivo el próximo mes de noviembre y con el que espera garantizar su viabilidad futura…

———————————

Ahora Jose Luis Benito nos desgrana minuciosamente la situación de Abengoa:

Intentaré en este artículo aclarar algunos puntos que podrían ser de interés para la audiencia y, especialmente, para los accionistas de Abengoa que, al fin y al cabo son quienes están asumiendo el mayor riesgo confiando en su actual equipo gestor. A tal fin, paso a exponer los siguientes puntos que pueden ayudar a aclarar ideas; como sigue:

Primero: Estructura de capital de Abengoa

Para dar una idea del despiste del personal tengo que señalar que la mejor respuesta que he leído en los foros de debate es cuando una persona, a estas alturas de la película, preguntó a los foreros que quería entender cual era la diferencia entre las acciones A y las B de Abengoa. Un forero, muy agudo y educado, le recomendó que consultase al doctor Google. No obstante, con todos mis respetos a la aguda respuesta del forero y con el riesgo de que la gente deje de leer mi artículo por alargarme mucho, me voy a permitir explicar la estructura de capital y trasladar otras informaciones relevantes de Abengoa:

El capital social de Abengoa está constituido por dos tipos de acciones, las de la serie A y las de la serie B, con la siguiente composición:

ACCIONES TIPO A: 1.621.143.349 acciones, con un valor nominal de 0,02 euros cada una y que confieren cada una de ellas 100 votos.
.
ACCIONES TIPO B: 17.214.975.951 acciones, con un valor nominal de 0,0002 euros cada una y que confieren cada una de ellas 1 voto.

Segundo: Control de Abengoa

A fecha de hoy, no existe ningún accionista privado, fondo o entidad que controle Abengoa. Banco Santander, después de desprenderse la primera semana de octubre de un 1,5% de su participación sigue siendo el primer accionista ostentando una participación a día de hoy del 3,449% del capital de Abengoa. La venta del 1,5% es consecuencia de que el objetivo de Banco Santander no es ser accionista de Abengoa, pues la entidad no se dedica a la actividad de construcción EPC de proyectos de energías renovables, sino a intentar cobrar el dinero que Abengoa le adeuda de la manera más rápida y segura posible.

Como acreedor de Abengoa, a Banco Santander no le interesa pasar del umbral del 5% de participación porque en caso de concurso podría dificultar el cobro de las deudas pendientes por conflicto de intereses al ser considerado más como accionista que como acreedor. Por este motivo, ya en el pasado noviembre de 2017 se deshizo de un 2% de su participación en Abengoa.

La venta del 1,5% de participación realizada la semana pasada ha provocado una caída muy importante de la cotización de las acciones clase A y ha dañado las carteras de todos los pequeños, medianos y grandes inversores de esta compañía, entre los que también se encuentra la Secretaría de Estado de Comercio Español con el 3,15% de participación en Abengoa.

En cualquier caso, como decía al principio, nadie tiene el control de Abengoa en el momento presente. En esta situación, es descabellado pensar que las acciones tipo A van a desplomarse el día que la CNMV permita que la cotización quede abierta hasta la diezmilésima de céntimo y la razón es muy sencilla: hay muchas compañías que podrían estar fuertemente interesadas en adquirir Abengoa si este desplome ocurre y paso a explicarlo en los puntos siguientes.

Tercero: ¿Cuánto cuesta tomar el control de Abengoa?

Para controlar esta compañía, es necesario contar con más del 50% de los derechos de votos y ello se conseguiría de la manera siguiente:

Derechos de voto de las acciones A: 1.621.143.349 acciones emitidas x 100 votos por acción = 162.114.334.900 votos
Derechos de voto de las acciones B: 17.214.975.951 acciones emitidas x 1 voto por acción = 17.214.975.951 votos
Votos totales de acciones A y B = 162.114.334.900 + 17.214.975.951 = 179.329.310.851
El control de Abengoa se conseguiría con el 50,01% de los votos = 89.843.984.739 votos.

Si dividimos esta cantidad de votos entre 100, que son los votos que ostentan las acciones A, obtendremos la cantidad de acciones tipo A que son necesarias para controlar Abengoa. Ello es 898.439.847 acciones tipo A. Para simplificar la exposición, digamos “grosso modo” que con 898,5 millones de Acciona tipo A se podría controlar Abengoa. Estos 898,5 millones de acciones tenían una valor al cierre del viernes 5 de octubre de 2018 (0,0148 euros/acción) de 13,29 millones de euros.

Si, como dice alguno, la cotización de las acciones A llegase a la diezmilésima, como autorizará la CNMV a final de mes, se podría controlar Abengoa por 132.978 euros, lo que no deja de ser algo descabellado porque la empresa es una gran ingeniería, con 14.000 trabajadores, presencia internacional en medio mundo, especialista en construir y entregar EPC/llave en mano proyectos tan demandados en el mundo actual y a futuro como son las plantas fotovoltaicas, parques eólicos, plantas termosolares, plantas de cogeneración, plantas de desalinización de agua, lineas eléctricas de alta tensión y subestaciones, etc. Es decir: si Abengoa baja a una diezmilésima cualquiera podría comprar la compañía, autonombrarse CEO/Presidente y ponerse un discreto sueldo de 300.000 euros al año para saldar su adquisición en 6 meses. Digo todo esto para que los inversores en esta compañía sean conscientes de que las acciones de Abengoa Tipo A no puede bajar a precios de saldo salvo que la compañía entre en concurso de acreedores de nuevo.

Cuarto: ¿Cómo va a Abengoa?

Aquí tengo que remarcar que la empresa está demostrando ser capaz de conseguir negocio de contratación de proyectos diversos en distintos mercados hasta el punto de agotar sus líneas de avales. Para el que no entienda del negocio, solo mencionar que los avales se utilizan para garantizar a los clientes el fiel cumplimiento de la construcción y entrega de las obras contratadas con las garantías correspondientes (los avales pueden representar un 10 o 20% del valor de la obra contratada).

Por tanto, desde el punto de vista operativo, Abengoa va como un tiro porque está demostrando día a día su capacidad de contratar, ejecutar y entregar proyectos llave en mano en distintos países del mundo. Prueba de ello es que al final del segundo trimestre de 2018 ha conseguido 87 millones de euros de EBITDA. El problema de Abengoa es, principalmente, la soga que tiene al cuello con la deuda acumulada en su balance, cuyos intereses consumen no solo estos 87 millones de beneficio operativo sino mucho más dinero hasta llegar a inducir los 100 millones de pérdidas que la compañía ha declarado en el segundo trimestre de 2018.

Para resolver esta situación la compañía está vendiendo activos porque éste es el único camino si no quiere recurrir a una ampliación de capital, que diluiría a los accionistas actuales reduciendo el valor de sus acciones y que le costaría mucho conseguir, pues a día de hoy es difícil que los accionistas quieran acudir a la ampliación. La otra alternativa es que entre un socio fuerte con capital, “un caballero blanco” tome el control de Abengoa y sanee el balance aportando capital propio a través de una ampliación que consiga reducir la deuda existente y reestructurarla con unos intereses mucho menores que los comprometidos con los accreedores/bonistas actuales.

Quinto: ¿A quién puede interesar Abengoa?

La empresa puede interesar a mucha gente. Pondré un ejemplo concreto para que ello se entienda, pero me abstendré de dar nombres para evitar herir susceptibilidades. Un claro ejemplo serían compañías propietarias de activos renovables en operación como parques eólicos, fotovoltaicos, plantas termosolares etc. Estas compañías gozan de un “cash-flow” recurrente, es decir de unos ingresos derivados de la venta de electricidad que generan y que son más o menos constantes a lo largo de los años de vida en operación de los activos de su propiedad (normalmente 20-25 años), lo cual les permite devolver la deuda contraída para construirlos y obtener uno beneficios aceptables si no han cometido errores en la selección y ejecución de sus proyectos.

Para estas compañías, Abengoa aportaría un tipo de negocio muy atractivo, pues generaría un cash-flow no recurrente a corto plazo derivado de los beneficios obtenidos en la contratación y venta de cada uno de los proyectos que ejecutase. A mayor desarrollo del negocio e incremento de ventas, mayor “cash flow”. No quiero decir nombres, pero hay muchas compañías solventes que están en esta situación y no dejarán que se escape Abengoa si pueden tomar el control por cuatro perras.

Conclusión

Es altamente probable que, antes o después, alguien intente tomar el control de Abengoa y ello sería francamente fácil comprando acciones clase A a los precios actuales. La otra posibilidad es que no aparezca el caballero blanco y que al final los acreedores/bonistas terminen quedándose con la compañía después de un largo periodo de asfixia.

En esta situación, yo desaconsejaría a los minoristas continuar vendiendo en pánico como ha ocurrido en las últimas dos semanas. La salida de Banco Santander no debe atemorizar al minorista que ya ha tenido el valor de invertir en Abengoa. De hecho, el mercado ha sido capaz de absorber el 1,5% del papel que ha soltado Banco Santander sin llegar al precio de la centésima que todos los foreros apabullados por la descarga de la entidad están comentado en diversas audiencias.

Personalmente, si fuese analista, a los precios actuales, aconsejaría una compra fuerte de acciones Tipo A e ir acumulando. Ojo, mis comentarios no son válidos para las acciones Tipo B, que no facilitarían el control de la sociedad y sobre las cuales no existirá interés hasta que ABENGOA empiece a generar beneficios económicos y pueda repartir dividendos, lo cual se fía para largo.

AVISO IMPORTANTE: Mi artículo solo incluye una opinión sobre un valor volátil de alto riesgo y en ningún momento pretende motivar o incentivar la inversión o desinversión en el mismo. Los análisis, comentarios, opiniones recogidos en el mismo son subjetivos y meramente informativos, formativos u orientativos, no pudiendo ser considerados como recomendaciones personalizadas de inversión ni asesoramiento profesional, siendo el inversor el que deberá valorar, asumir el riesgo y tomar la decisión sobre su inversión, y en ningún caso son vinculantes de responsabilidad al resultado económico que de su uso resultara por quienes las pusieran en práctica.

Artículo de Jose Luis Benito en Investing.com

Leer más: Cinco puntos clave sobre Abengoa

AITA

Actualmente Ceo. de noticiasdeaita.com .es En bolsa desde el año 2.000 colaborador y administrador en el foro del mundobursátil.com durante más de cinco años.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar