Bolsa; Prudencia si quiere buscar ya oportunidades

Los temores a un repunte de la inflación que acelere las subidas de los tipos de interés han hecho temblar a los mercados en la última semana. Los expertos confían en que los buenos fundamentales se hagan valer y las acciones retomen su senda alcista.

«Podríamos dudar entre si éste es un cambio de tendencia en las Bolsas o si es sólo una corrección dentro de un ciclo alcista y nos inclinamos por lo segundo, por que es una toma de beneficios después del fuerte arranque de año partiendo de unas valoraciones de 2017 que ya eran exigentes», reflexiona Natalia Aguirre. «Para considerar el fin del mercado alcista hace falta que el diferencial de rentabilidad a vencimiento de la deuda empresarial respecto a la del Estado aumente significativamente y una caída a plomo de indicadores económicos», añade Luca Paolini, de Pictet AM, aludiendo a elementos que no están sobre la mesa. «Las correcciones de mercado severas y particularmente preocupantes generalmente van de la mano de una recesión económica y una disminución significativa de los beneficios corporativos. El entorno económico actual, sin embargo, es bastante diferente», añade Samy Chaar, economista jefe de Lombard Odier.

Lukas Daalder, de Robeco Investment Solutions, apunta que una de las principales características de estas ventas es que son de acciones (generalizadas, eso sí). «Normalmente uno esperaría que todos los activos de riesgo, incluidos los bonos de alto rendimiento y la deuda de los mercados emergentes, también se vendieran, pero las pérdidas en estos activos han sido pequeñas», explica Daalder. Y como señala Aguirre, los refugios no se han visto muy beneficiados por las caídas. Como añaden los expertos de Bank of America Merrill Lynch Global Research, hay pocas señales de pánico en el mercado general: aunque el Vix aumentó para las acciones americanas, no se ha visto un incremento tan importante en los tipos de interés, en el mercado de divisas o en el oro.

Pero el viernes a última hora la situación amenazaba con cambiar: los tipos del ‘high yield’ comenzaban a tensarse, al igual que los de la deuda latinoamericana, contagio que al principio Daalder no atisbaba.

En cuanto a la economía, según Rosa Duce, sigue siendo favorable para la renta variable: el alto crecimiento, en especial en EE.UU., sigue presente, así como la solidez de los resultados empresariales, o la reforma fiscal, que permitirá tomar decisiones empresariales que favorezcan a los inversores. Además, considera poco probable que el nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, lleve a cabo una política monetaria muy agresiva que pueda llevar a la economía a una recesión en los próximos doce meses. Por último, aunque han subido las rentabilidades de la deuda, en términos relativos, en su opinón, los retornos siguen siendo muy bajos en comparación con las Bolsas. «Mientras la trayectoria de crecimiento global sea sólida, las condiciones financieras sigan siendo favorables y las empresas generen beneficios, los mercados pueden volver a sincronizarse con los fundamentales subyacentes», añade Chaar.

Pero hay que vigilar todas estas cuestiones, sobre todo las señales que el comportamiento de los activos financieros envía, porque, como advierten desde Bank of America Merrill Lynch Global Research, si los descensos bursátiles derivan en un amplio y sostenido deterioro de las condiciones financieras, aumentaría la preocupación tanto sobre las consecuencias de la inestabilidad como respecto al escenario que pueden estar recogiendo las turbulencias que estamos viendo. La firma estadounidense no le da demasiada importancia al movimiento bajista de las Bolsas… de momento.

La conclusión que se deduce de estas ideas es que ésta puede ser una oportunidad de compra a mejores precios. Aunque no hay que ir tan rápido. En la semana que dejamos atrás ha habido rebotes para caer hasta niveles más bajos que los previos. De ahí que por ejemplo Daalder avise de que él aún está sentado en el banquillo «dada la naturaleza impredecible de lo que puede suceder en las próximas semanas». La opinión de Óscar Germade, de BNP Paribas Personal Investors, avala esta estrategia: comenta que después de repuntes tan fuertes de la volatilidad el mercado suele tardar en estabilizarse. Además, no descarta que pueda caer más. Y afirma que de estos procesos, normalmente, no se sale en ‘V’. De ahí que, al inversor que quiera comprar, le avisa de que es mejor hacerlo con vistas a los tres o seis próximos meses, pero no al más cortísimo plazo…

Leer más: Bolsa; Prudencia si quiere buscar ya oportunidades

AITA

Actualmente Ceo. de noticiasdeaita.com .es En bolsa desde el año 2.000 colaborador y administrador en el foro del mundobursátil.com durante más de cinco años.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar