Año decisivo para la Bolsa de Londres y el Brexit

La bolsa británica es la peor de Europa este año. Bien es verdad que arrancaba 2018 conquistando máximos históricos en el entorno de los 7.800 puntos, una cota un 30 por ciento por encima de los niveles que marcó tras conocerse el resultado del referéndum del Brexit, en junio de 2016. En gran medida, ese retorno se acumuló en la segunda mitad del año 2016, dado que en el ejercicio 2017 ganó apenas un 7,63 por ciento.

Richard Colwell, de Columbia Threadneedle, relativiza este en principio éxito de la bolsa británica aportando dos datos: en comparación con la renta variable mundial y en dólares, su retorno se colocó en el vagón de cola; además, la exposición de los inversores internacionales a las acciones del Reino Unido ha caído a niveles de 2009, cuando el sistema bancario se encontraba bajo amenaza. «Esto se ha derivado de las preocupaciones en torno a la depreciación de la libra y las perspectivas económicas del Reino Unido, que sufren el lastre de las negociaciones del Brexit», afirma Colwell. Asimismo, David Kneale y Jeremy Hewlett, de Mirabaud, aseguran que estas incertidumbres provocan que el mercado británico sea un lugar del que se desinvierte para incrementar la exposición a los mercados emergentes o a las actividades cíclicas europeas.

Existe el riesgo de que las negociaciones entre el Gobierno de Theresa May y la UE se compliquen: podría haber un choque entre el Reino Unido y Bruselas por cuestiones relativas al periodo de transición hasta la ruptura con Europa (mientras la UE quiere que este periodo acabe sí o sí el 31 de diciembre de 2020, Londres se plantea poder extenderlo, si fuera necesario). Y la disputa con Europa pone en riesgo de ruptura al Ejecutivo de May. Desde Bloomberg se apunta la posibilidad de que implosione una vez la UE rechace su propuesta de ambicioso acuerdo de libre comercio que May consensuó con su dividido equipo, que incluye al pro-Brexit Boris Johnson y al pro-UE Philip Hammond, tras una negociación de ocho horas el 15 de febrero. El plan se hizo público en un discurso que Theresa May pronunció el día 2 de marzo. Veremos cuál será la respuesta de la UE a ese discurso y la del propio Gobierno de May –no hay que descartar elecciones anticipadas y que los laboristas de Corbyn, que acaban de presentar su propuesta, una unión aduanera, las enfrenten en buena forma-. Después habrá que ver cómo se lo toma el mercado.

Según los expertos de AXA, si no hay acuerdo y el Reino Unido se aboca a abandonar a las bravas la UE, la libra puede caer abruptamente; si Bruselas rechaza la oferta del Reino Unido y se plantea un segundo referéndum que ponga en suspenso el Brexit, la libra subirá con fuerza; y si la respuesta al rechazo comunitario es una cita electoral que ganen los laboristas la libra caerá al principio, para luego subir descontando una expectativa de mayor gasto público, mientras que los diferenciales de crédito también podrían aumentar…

Cristina Vallejo

Leer más: Año decisivo para la Bolsa de Londres y el Brexit

AITA

Actualmente Ceo. de noticiasdeaita.com .es En bolsa desde el año 2.000 colaborador y administrador en el foro del mundobursátil.com durante más de cinco años.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar